Dieciochenos

Dieciochenos valencianos, desde Felipe III a Carlos III el Pretendiente.

Las acuñaciones de dieciochenos del Archiduque Carlos durante la Guerra de Sucesión

Deja un comentario

A finales del año 1700, murió el rey Carlos II, sin dejar descendencia, dejando como sucesor en su testamento a Felipe de Borbón, que posteriormente sería reconocido como Felipe V, descartando al otro candidato al trono, el Archiduque Carlos.

Felipe de Borbón, francés de nacimiento, tomó posesión de la corona española en 1701. Su abuelo, el rey de Francia Luis XIV, vió en ello la posibilidad de unir en un futuro los dos reinos, por lo que hizo una declaración formal de conservar el derecho de sucesión de Felipe V al trono de Francia.

La unión de los dos reinos beneficiaría a Francia, ya que tomaría el control de las rutas comerciales marítimas con América. Este hecho comenzó a suceder al poco de hacerse Felipe V con el trono de España, hecho que no fue bien visto por las otras potencias marítimas de la época, Inglaterra y Provincias Unidas, las cuales se unieron en alianza para realizar acciones conjuntas contra Francia, y dieron su apoyo al segundo hijo del emperador Leopoldo I, el Archiduque Carlos, para hacerse con el trono de España, siendo coronado en Viena en septiembre de 1703 con el nombre  de Carlos III.

Cuando se conocieron las concesiones de Felipe V a la “Compagnie de Guinée” en la trata de esclavos, junto al reconocimiento por parte de Luis XIV de las aspiraciones de Jacobo III Estuardo al trono de Inglaterra, estas dos potencias promovieron la formación de una coalición antiborbónica, hecho que se culminó en septiembre de 1701 con la firma del Tratado de La Haya, dando lugar al nacimiento de la Gran Alianza, formada por el Imperio, Inglaterra, las Provincias Unidas de los Países Bajos, Prusia y la mayoría de los estados alemanes, declarando la guerra a Luis XIV y Felipe V en 1702. Al año siguiente se unirían a la Gran Alianza el Ducado de Saboya y Portugal.

La guerra se inició en un principio en las fronteras de Francia con los Estados de la Gran Alianza, para pasar posteriormente a España, donde se convirtió en una guerra europea en el interior del país, culminando en una guerra civil entre los partidarios de ambos bandos (la Corona de Aragón, partidaria mayoritariamente del Archiduque, y la Corona de Castilla, de parte de Felipe V).

Al comienzo de la guerra, el Reino de Valencia era partidario de Felipe V, y colaboró en la defensa de la monarquía organizando un tercio de 600 hombres, pero fue mandado a Cádiz a defender la ciudad de los ataques de la flota anglo-holandesa, dejando desguarnecido el reino, lo que propició el triunfo de la insurrección austracista en 1705.

Las causas por las que el Reino de Valencia pasó a apoyar a Carlos III son variadas, por un lado, el temor a que Felipe V, siguiendo la tradición centralista de la monarquía francesa, quisiera acabar con las leyes e instituciones propias, por otra parte, otras versiones señalan un sentimiento antifrancés, producido por conflictos armados entre la Corona de Aragón y Francia desde bastantes años antes y el rechazo por parte de los comerciantes valencianos a la entrada de comerciantes franceses que competían con sus productos. Además, se ofreció la abolición de los derechos feudales si los campesinos se alzaban en favor del Archiduque.

Estos hechos tuvieron su repercusión en la moneda valenciana, cada vez más escasa, por lo que en marzo de 1706, el Archiduque concede autorización a la ciudad de Valencia para la acuñación la 300.000 libras en monedas de plata.

El 14 de septiembre de ese año, se realizó una prueba de acuñación, en la que se obtuvieron 125 piezas por cada marco, lo cual daba una moneda con un valor de 15 dineros. La emisión en esta condiciones era prácticamente imposible, ya que con esa talla, los extranjeros sacarían toda la plata del reino.

Ante esta situación, la Ciudad se dirigió al Archiduque solicitando que fuera permitido rebajar la calidad de la moneda. El 28 de noviembre , el pretendiente dio un decreto que disponía la acuñación de 300.000 libras, pero que el valor intrínseco de cada real fuera de 14 dineros, obteniéndose 133 piezas por marco, en lugar de los 126 que se había establecido en la normativa del 11 de septiembre.

El 2 de diciembre fueron entregadas las 300.000 libras, y el día 12 de ese mismo mes, se recibieron las partidas de panes de plata procedentes de la fundición de “reals de a huit mexicans y peruleros” (reales de a 8 acuñados en Méjico y Perú).

La acuñación se realizó por tanto entre finales de 1706 y marzo de 1707. La emisión de 1706 es muy corta, siendo muy abundante la de 1707.

Los cuños utilizados para estas acuñaciones son mucho mas cuidados que los de Carlos II. El busto del monarca , de frente y coronado, se distingue del de sus precedesores por un tratamiento nuevo dado a su cabellera. Además, a los lados del escudo del reverso, presenta las letras L-L, prueba de la doble lealtad de la ciudad de Valencia a Carlos III.

De la emisión de 1707, existe una variante muy rara que no lleva las letras L-L en el reverso.

4649713426_b5f7216796_b

(Col. part.)

760513

(Ex. Cayón 16/5/2012, lote 835)

aureo2942010sinlenrever

(Ex. Aureo, 29/4/2010)

———————————————————————————————

Bibliografía:

Wikipedia: Guerra de Sucesión Española.

Wikipedia: Guerra de Sucesión Española en el Reino de Valencia.

Arroyo Ilera, R. “Las monedas valencianas”, 1984.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s