Dieciochenos

Dieciochenos valencianos, desde Felipe III a Carlos III el Pretendiente.


3 comentarios

Felipe IV – 1642 (Reproducción moderna)

dieciocheno-felipe-iv-1642dieciocheno-felipe-iv-1642 (3)

La reproducción de un dieciocheno que más veces aparece en venta como auténtica en internet es este ejemplar aquí mostrado del año 1642.

Presenta la marca de reproducción en la parte izquierda del reverso, aunque a veces esta marca es eliminada para hacer pasar la moneda como auténtica.

Al igual que la reproducción del dieciocheno de 1610, también formaba parte de una colección (“Colección de monedas de la historia de Alicante”), entregada con un periódico, en este caso, el diario información, de la provincia de Alicante, en los años 80.

Contó con la colaboración de la diputación provincial de dicha ciudad y tuvo una tirada limitada. Pesa 2,18 g y mide 20,66 mm.
El ejemplar original, a partir del cual se hicieron estas reproducciones, se encuentra actualmente en la colección del MARQ de Alicante.

Gracias a la información aportada por JDV sobre el origen de esta reproducción.


2 comentarios

Fraudes monetarios en el siglo XVII

El dieciocheno fue, en tiempos de su circulación, una moneda propensa a cometer sobre ella varios tipos de fraude y tropelías, principalmente el cercenamiento de las monedas y la falsificación. Los coleccionistas de estas monedas solemos ver con frecuencia como aparecen algunas de ellas con un tamaño menor al que deberían tener en realidad, careciendo en casi todas las ocasiones de las leyendas que rodean el busto del rey.

5486694687_038f0bf3d8_b(Col. Part.) 7060237531_08bc0d243c_b(Col. Part.)

Esto es debido al cercenamiento o “recorte”, procedimiento por el cual la moneda perdía tamaño pero seguía manteniendo su valor intrínseco de 18 dineros de vellón, por lo que la gente que lo realizaba tenía el beneficio de la plata que sacaba de la moneda,  y continuaba teniendo la moneda con el mismo valor. Mateu y Llopis, en su trabajo de 1958 sobre los dieciochenos (1), escribe acerca de un grupo de cercenadores de moneda castellana y sus métodos que actuaba en Cataluña a comienzos del siglo XVII:

“Apenas pareció quedar saldada esta irreparable quiebra que como todas las cosas humanas tienen sus vueltas y mudanzas, la moneda castellana de plata vino a caer súbitamente de su trono, y a que los hombres no hallasen por ella de comer ni vestir, sino por los dinerillos nuevos. Fue la causa desta increíble mudanza, haberse dado en los bosques de Cataluña a cercenarla y quitarle capas de plata con materiales fuertes, y esto tan sin límite, que les vino a faltar a casi todos los reales la metad de su peso, y a llamarse por desprecio reales bosqueros. Este daño le sintieron luego todos los reinos comarcanos con peligro de tumultos populares, y con cesación del comercio, vendiéndose la que era buena, como si fuera mercadería.”

Captura de pantalla 2014-08-10 a la(s) 13.24.54

(Portada y detalle de unos versos relativos al recorte de monedas. Barcelona, 1606.) (Biblioteca de Catalunya, Barcelona) (2)

Pero el principal problema en aquella época era la falsificación de la moneda, cuyo tosco arte en el grabado y descuido en la acuñación a martillo hacía de los dieciochenos unas monedas relativamente fáciles de reproducir. Estas falsificaciones eran realizadas en vellón, a las que finalmente se les daba un baño de plata para que parecieran legítimas.

210m5hk 23uq5gm

(Comparación entre una falsificación de época y dos dieciochenos auténticos. Col. Part.)

El Virrey y Arzobispo de Valencia de 1650 a 1652, Pedro de Urbina y Montoya, promulgó las llamadas “Cridas”, que no eran sino llamamientos a la población acerca de algún asunto de interés general. La primera Crida relacionada con la falsificación de moneda se produjo el 28 de marzo de 1651, para reiterar lo que ya había decretado el anterior Virrey de la ciudad, Duarte Fernando Álvarez de Toledo,  poco antes del fin de su mandato en real pragmática:

“Per a manifestar y tallar la moneda de plata falsa o falta de lley que corria de pochs anys a esta part”.

Las penas mínimas y escasamente especificadas no disuadieron a la población ni a los falsificadores, por lo que con las Cridas de Pedro de Urbina estas penas serían concretadas y endurecidas.

Primero, en cuanto a los plazos otorgados a los falsificadores para declarar ante las autoridades de la ceca la posesión de este tipo de moneda, de tan solo quince días después de la promulgación de esta disposición:

“Sots pena als que contravindran de perdició de dita moneda aplicadora lo terç als còfrens del tesoro real de sa magestat y lo altre terç al jutge o jutges executadors de dita pena y lo altre terç al aprensor o acusador”.

Además de otras penas, pecuniarias e incluso corporales al arbitrio del religioso.

Más comprensivo se mostraría Pedro de Urbina con quienes acudieran a la justicia para declarar este dinero, cuyo valor intrínseco, una vez tasado y fundido, se libraría a su dueño.

Si éste no estuviese de acuerdo con el peritaje, la moneda le sería cortada y devuelta.

Al parecer, estas nuevas medidas no fueron muy efectivas contra los falsificadores, siendo apresados tres de ellos en Segorbe (Castellón) llevando consigo una buena cantidad de plata, quizá para ocultarla o con el objetivo de sacarla del reino. También al monasterio de la Valldigna (Valencia) se le reclamaron otros tantos defraudadores de moneda, que se encontraban allí presos, junto a los utensilios empleados en sus prácticas:

“Per a que sian condignaments punits y castigats y que los motles y demés instruments de dita fabricació y qualsevols procesos contra aquells rebuts vinguen a nostron poder…”

Captura de pantalla 2014-08-10 a la(s) 15.44.07

(Museo de Prehistoria de Valencia)

El destino de muchos de estos defraudadores serían las cárceles reales de la capital, masificadas de prisioneros.

Hacia 1682 el estado de la moneda de plata era insostenible, debido al problema de la falsificación y recorte, hasta el punto de casi motivar un tumulto popular que fue sofocado por el Virrey y el Arzobispo.

Se dieron recompensas a quienes denunciaran a los falsificadores, así como se dispuso que quien tuviera moneda recortada, la entregase en la casa de la Ciudad en donde se tomaría a cambio  de 8 libras 16 sueldos, dando también poco resultado práctico como con las Cridas de Pedro de Urbina.

Por ello se decidió que la única manera de solucionar el problema sería recoger cuanta moneda se pudiera y volverla a fundir para acuñar nuevos reales de plata por el procedimiento del molinillo. Dicho instrumento se trajo de Madrid y se instaló en la ceca; en cuantos a los artífices, vinieron de Barcelona. El 13 de diciembre de 1682 comenzó la fabricación de reales y dobles reales.

El motivo de estas emisiones era debido al perfeccionamiento de la acuñación, pasando a ser monedas completamente redondas, lo que disuadía a los cercenadores de monedas, ya que no encontrarían zonas en la que recortar metal, y a los falsificadores, que encontraban mucha mayor dificultad para tallar los cuños debido al buen arte con el que se grababan estas monedas, lo cual hacía casi imposible su copia para proceder a su falsificación, además de no tener medios para imitar el modelo de acuñación a molinillo.

A pesar de ello, éste método de acuñación no tuvo éxito, volviéndose a recoger los dieciochenos de molinillo para su posterior fundición y acuñación a martillo, con la que se continuaría con las últimas emisiones de 1707.

Aunque fueran tan abundantes las falsificaciones en su época, en la actualidad se conocen muy pocos ejemplares en las colecciones de dieciochenos.

———————————————————————————————————————————————————————————————————————— Bibliografía:

Mateu y Llopis, F. “El Dieciocheno. Notas y documentos sobre un valor monetario del Reino de Valencia durante Felipe III y Felipe IV (1598-1665)”. Nvmisma 8, nº33, pp. 22-71. (1958)(1)

Estrada-Rius, A. “La moneda falsa. De l’antiguitat a l’euro”. MNAC, 2010. (2)

Arroyo Ilera, R. “Las monedas valencianas”, 1984.

Callado Estela. E. “El Virreinato del Arzobispo de Valencia Fray Pedro de Urbina (1650-1652). Universidad CEU-Cardenal Herrera. Saitabi: revista de la Facultat de Geografía i História. Nº60-61, 2010-2011, págs. 273-301.

Foro de Numismática Catalana (Numiscat). “Divuite fals de 1650”.

 


4 comentarios

Felipe III – 1610 (Falsificación moderna)

A pesar de haber incluido este dieciocheno en la categoría de falsificaciones, no debemos considerarlo como tal, ya que es una reproducción sin intención alguna de engañar al coleccionista, por lo que presenta la marca “R” de reproducción en el reverso.

A mediados de la década de 1990, algunos periódicos españoles de tirada regional, entregaban una serie de monedas imitando a las originales que habían circulado durante la historia de la zona de alcance de esos periódicos.

Este dieciocheno formaba parte de la colección entregada por el periódico “Levante – EMV”.

Al parecer, estas reproducciones eran realizadas por el grupo editorial Prensa Ibérica, siendo realizadas, aparte de en la provincia de Valencia, en las de Málaga, Asturias, Alicante, Baleares y Tenerife.

Esta moneda no es de plata, es de un material ligero, posiblemente zamak, y al tenerla en mano no presenta dudas acerca de su falsedad.

Se desconoce el original a partir del cual se realizó la reproducción de la moneda.


1 comentario

Carlos II – 1689 (Falsificación moderna)

En estos tiempos, en los que las falsificaciones de moneda para engañar a los coleccionistas son más numerosas que nunca, los dieciochenos son un tipo de moneda todavía poco afectada en lo que a ello se refiere.

Por ello, quiero incluir en este blog otra categoría (Falsificaciones), en la cual ir añadiendo las falsificaciones conocidas con tal de evitar el engaño a los coleccionistas de estas monedas.

Comenzaré con la más habitual de encontrar, y además, la más peligrosa, presente en muchas colecciones de dieciochenos para desconocimiento de sus propietarios.

Yo mismo la compré como buena en el mercadillo de la Lonja en el año 2008.

Se trata de un dieciocheno de Carlos II, fechado en 1689, moneda escasa dentro de las acuñaciones de este rey.

(Imagen tomada de la web del Museo de Prehistoria de Valencia http://www.museuprehistoriavalencia.es)

Esta moneda fue dada a conocer por T. Sendra en su artículo “De nou, una altra falsificació de moneda valenciana”, publicado en el Acta Numismàtica nº39 en el año 2009.

Ha sido incluida en subastas de prestigio, como en la de J. A. Herrero del 12/12/2007 (lote 807), y más recientemente en la de la colección Crusafont (Aureo 27/10/2011, lote 1504), siendo retirada de esta última antes de ser subastada.

(Imagen perteneciente al catálogo de la colección Crusafont).


1 comentario

Felipe IV – 1650 (Falsa de época)

Son muy raras de conseguir las falsificaciones de época de los dieciochenos, conociéndose ejemplares de los años 1610 y 1650.
Debieron ser muy abundantes en su tiempo, prueba de ello son las diferentes “Cridas” en aquellos años para extraerlas de la circulación.

A pesar de su abundancia entonces, han llegado muy pocos ejemplares hasta nuestros días.

Posiblemente, eran realizados con vellón bajo y posteriormente plateados, perdiendo el plateado con el paso de los años, siendo además de un arte muy similar al “oficial” de la ceca.

En la Colección Crusafont (Aureo 27/10/2011, lote 1257), estaba esta moneda:

En la descripción del catálogo, aparecía como una falsificación de cuños muy buenos o bien una prueba de la ceca, siendo la primera opción la más posible. Tiene un peso de 1,70gr.

En esta otra imagen se aprecia mejor el material con el que fue acuñada:

Y estas dos imágenes de anversos y reversos son para comparar la moneda falsa junto a otras oficiales:

Esta entrada ha sido realizada gracias a los comentarios aportados en http://numiscat.foroactivo.com/ acerca de esta moneda.