Dieciochenos

Dieciochenos valencianos, desde Felipe III a Carlos III el Pretendiente.


Deja un comentario

Hallazgo de Chilches (2011)

En el XIV Congreso Nacional de Numismática, en el año 2011, se presentó un hallazgo de dieciochenos, encontrados durante la remodelación de una calle en el municipio de Chilches (Castellón). Este hallazgo formaba parte de un enterramiento, probablemente de una mujer.

Los autores del artículo son Tomás Hurtado Mullor, Isabel Moraño Poblador, José Mª García Fuertes y José F. Albelda García.

Tres conjuntos monetales de época moderna hallados en la necrópolis cristiana de Xilxes (Castelló)

(Se ha intentado introducir el enlace original de http://www.academia.edu proporcionado por el autor del artículo, pero ha resultado imposible).

Anuncios


Deja un comentario

Tesoro de Puzol (2001)

En el siguiente enlace de la web del Museo de Prehistoria de Valencia se puede leer/descargar el último trabajo publicado por J. A. Sendra acerca del tesoro de Puzol (Valencia), ocultado en el siglo XVII.

El tesoro de Puçol. Un testimonio de la circulación de moneda castellana en el Reino de Valencia durante el siglo XVII.

Dicho artículo puede encontrarse en el volumen XXXI del Archivo de Prehistoria Levantina, publicado en el año 2016.


Deja un comentario

Tesorillo de la calle Fos (Valencia) (1995)

Esta entrada es un resumen del artículo “Una ocultación de la Guerra de Sucesión de la calle Fos (Valencia)”, de Francisco Tormo Ferriols, publicado en el libro “Tesoros monetarios de Valencia y su entorno”, del año 2005.

Captura de pantalla 2015-02-23 a las 0.52.11

El 4 de abril de 1995, durante una excavación arqueológica en el nº15 de la calle Fos, en Valencia, apareció una escudilla cubierta por otra a modo de tapa debajo de un suelo de ladrillo muy erosionado.

Estas escudillas contenían un total de 69 monedas, siendo 68 de plata y un escudo de oro de Carlos II.

De las monedas de plata, dos dieciochenos correspondían al periodo del reinado de Felipe III, 51 al de Felipe IV y 10 al de Carlos II. Además, habían tres monedas portuguesas junto a dos reales de a 8 acuñados en la ceca de Potosí (Bolivia).

Estas monedas trazan un arco cronológico que comienza a principios del siglo XVII hasta los comienzos del XVIII, por lo que esta ocultación puede ser situada durante la Guerra de Sucesión (1707-1714).

Actualmente, dicho hallazgo puede ser visitado en el Museo de Historia de Valencia (C/ Valencia, nº42, 46920 Mislata, Valencia).


Deja un comentario

Las acuñaciones de dieciochenos del Archiduque Carlos durante la Guerra de Sucesión

A finales del año 1700, murió el rey Carlos II, sin dejar descendencia, dejando como sucesor en su testamento a Felipe de Borbón, que posteriormente sería reconocido como Felipe V, descartando al otro candidato al trono, el Archiduque Carlos.

Felipe de Borbón, francés de nacimiento, tomó posesión de la corona española en 1701. Su abuelo, el rey de Francia Luis XIV, vió en ello la posibilidad de unir en un futuro los dos reinos, por lo que hizo una declaración formal de conservar el derecho de sucesión de Felipe V al trono de Francia.

La unión de los dos reinos beneficiaría a Francia, ya que tomaría el control de las rutas comerciales marítimas con América. Este hecho comenzó a suceder al poco de hacerse Felipe V con el trono de España, hecho que no fue bien visto por las otras potencias marítimas de la época, Inglaterra y Provincias Unidas, las cuales se unieron en alianza para realizar acciones conjuntas contra Francia, y dieron su apoyo al segundo hijo del emperador Leopoldo I, el Archiduque Carlos, para hacerse con el trono de España, siendo coronado en Viena en septiembre de 1703 con el nombre  de Carlos III.

Cuando se conocieron las concesiones de Felipe V a la “Compagnie de Guinée” en la trata de esclavos, junto al reconocimiento por parte de Luis XIV de las aspiraciones de Jacobo III Estuardo al trono de Inglaterra, estas dos potencias promovieron la formación de una coalición antiborbónica, hecho que se culminó en septiembre de 1701 con la firma del Tratado de La Haya, dando lugar al nacimiento de la Gran Alianza, formada por el Imperio, Inglaterra, las Provincias Unidas de los Países Bajos, Prusia y la mayoría de los estados alemanes, declarando la guerra a Luis XIV y Felipe V en 1702. Al año siguiente se unirían a la Gran Alianza el Ducado de Saboya y Portugal.

La guerra se inició en un principio en las fronteras de Francia con los Estados de la Gran Alianza, para pasar posteriormente a España, donde se convirtió en una guerra europea en el interior del país, culminando en una guerra civil entre los partidarios de ambos bandos (la Corona de Aragón, partidaria mayoritariamente del Archiduque, y la Corona de Castilla, de parte de Felipe V).

Al comienzo de la guerra, el Reino de Valencia era partidario de Felipe V, y colaboró en la defensa de la monarquía organizando un tercio de 600 hombres, pero fue mandado a Cádiz a defender la ciudad de los ataques de la flota anglo-holandesa, dejando desguarnecido el reino, lo que propició el triunfo de la insurrección austracista en 1705.

Las causas por las que el Reino de Valencia pasó a apoyar a Carlos III son variadas, por un lado, el temor a que Felipe V, siguiendo la tradición centralista de la monarquía francesa, quisiera acabar con las leyes e instituciones propias, por otra parte, otras versiones señalan un sentimiento antifrancés, producido por conflictos armados entre la Corona de Aragón y Francia desde bastantes años antes y el rechazo por parte de los comerciantes valencianos a la entrada de comerciantes franceses que competían con sus productos. Además, se ofreció la abolición de los derechos feudales si los campesinos se alzaban en favor del Archiduque.

Estos hechos tuvieron su repercusión en la moneda valenciana, cada vez más escasa, por lo que en marzo de 1706, el Archiduque concede autorización a la ciudad de Valencia para la acuñación la 300.000 libras en monedas de plata.

El 14 de septiembre de ese año, se realizó una prueba de acuñación, en la que se obtuvieron 125 piezas por cada marco, lo cual daba una moneda con un valor de 15 dineros. La emisión en esta condiciones era prácticamente imposible, ya que con esa talla, los extranjeros sacarían toda la plata del reino.

Ante esta situación, la Ciudad se dirigió al Archiduque solicitando que fuera permitido rebajar la calidad de la moneda. El 28 de noviembre , el pretendiente dio un decreto que disponía la acuñación de 300.000 libras, pero que el valor intrínseco de cada real fuera de 14 dineros, obteniéndose 133 piezas por marco, en lugar de los 126 que se había establecido en la normativa del 11 de septiembre.

El 2 de diciembre fueron entregadas las 300.000 libras, y el día 12 de ese mismo mes, se recibieron las partidas de panes de plata procedentes de la fundición de “reals de a huit mexicans y peruleros” (reales de a 8 acuñados en Méjico y Perú).

La acuñación se realizó por tanto entre finales de 1706 y marzo de 1707. La emisión de 1706 es muy corta, siendo muy abundante la de 1707.

Los cuños utilizados para estas acuñaciones son mucho mas cuidados que los de Carlos II. El busto del monarca , de frente y coronado, se distingue del de sus precedesores por un tratamiento nuevo dado a su cabellera. Además, a los lados del escudo del reverso, presenta las letras L-L, prueba de la doble lealtad de la ciudad de Valencia a Carlos III.

De la emisión de 1707, existe una variante muy rara que no lleva las letras L-L en el reverso.

4649713426_b5f7216796_b

(Col. part.)

760513

(Ex. Cayón 16/5/2012, lote 835)

aureo2942010sinlenrever

(Ex. Aureo, 29/4/2010)

———————————————————————————————

Bibliografía:

Wikipedia: Guerra de Sucesión Española.

Wikipedia: Guerra de Sucesión Española en el Reino de Valencia.

Arroyo Ilera, R. “Las monedas valencianas”, 1984.


Deja un comentario

Tesorillo de Quart de Poblet (1926) (II)

Gracias a la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, está disponible para su consulta y/o descarga el artículo de Felipe Mateu y Llopis “Un hallazgo de moneda valenciana en Cuart de Poblet”.

http://www.cervantesvirtual.com/obra/un-hallazgo-de-moneda-valenciana-en-cuart-de-poblet/

(Pinchar en el icono de PDF dentro de la web para acceder a el)

Esta entrada publicada en el blog (https://dieciochenos.wordpress.com/2012/11/05/tesorillo-de-quart-de-poblet-1926/) es un resumen de dicho artículo, en el cual hay unas apreciaciones personales acerca de algunas monedas del hallazgo.


1 comentario

Tesorillo de Quart de Poblet (1926)

En diciembre de 1926, se encontró un tesorillo formado por unas ciento setenta monedas en la localidad valenciana de Quart de Poblet, durante unas obras en una casa, escondido en una de las paredes de la misma.

En marzo de 1927, F. Mateu y Llopis, junto a Pío Beltrán, pudieron examinar gran parte del conjunto de monedas, excepto una veintena, que había sido ya dispersada.

Las monedas, pertenecientes a los reinados de Felipe III y su sucesor, Felipe IV, comprendían gran parte de las fechas en que se acuñaron dieciochenos entre 1610 y 1653, que son la primera y última fecha representadas en el hallazgo, por lo que además, gracias a esto, se puede datar aproximadamente el momento de su ocultación.

Las fechas representadas en el tesorillo son:

Felipe III: 1610 (6) – 1618 (1) – 1620 (3) – 1623 (1) – 1624 (65)

Felipe IV: 1640 (9) – 1641 (4) – 1642 (6) – 1644 (1) – 1646 (4) – 1648 (4) – 1649 (12) – 1650 (25) – 1651 (3) – 1652 (1) – 1653 (6)

En el estudio de las monedas, se pudo apreciar ciertas particularidades en algunas de ellas, como por ejemplo, la aparición de la marca de valor del anverso de forma invertida, es decir 8-1 en lugar de 1-8; números ocho de la marca de valor también representados como “S”, incluyendo una moneda de la década de 1620 la cual aparece con marca de valor también; además, había al parecer, un importante número de falsificaciones.

Hay un error en la clasificación de un dieciocheno como fechado en 1652, fecha de la que no se conoce ningún ejemplar hasta nuestros días. La correcta diferenciación del autor entre las fechas de las décadas de 1640 y 1650 me impiden pensar en que quizás lo confundiera con la fecha de 1642.

La moneda con la marca de valor de forma invertida en su anverso, casi seguro será una de las tres fechadas en 1651, ya que todas las que se conocen con esta particularidad son de ese año (una moneda de esas características puede verse en esta entrada del blog https://dieciochenos.wordpress.com/2012/07/22/marca-de-valor-8-1-en-anverso/).

Continuando con las monedas con particularidades especiales del hallazgo, decir que el dieciocheno de la década de 1620 con marca de valor en el anverso se correspondería a uno de los fechados en 1620 o 1624, que son las única fechas de esas décadas que presentan la marca de valor. Esto es debido a que realmente no se acuñaron en esos años, tratándose de una emisión especial de años posteriores. Para más información sobre este tema, leer el artículo “La aparición de la marca de valor en la moneda valenciana, ¿1618 o 1640? Una nueva hipótesis de trabajo“.

Resulta también curioso el importante número de dieciochenos de 1640 hallados en el tesorillo, teniendo en cuenta que es una moneda especialmente rara, y la abundancia de dieciochenos falsos, también bastante escasos de encontrar a pesar de su supuesta abundancia en su época, lo que motivó las llamadas “Cridas” para su extracción de la circulación.

De todas las monedas de este hallazgo se desconoce su paradero actual.

Esta entrada está basada en el artículo publicado por F. Mateu y Llopis en el año 1927 en la “Revista de archivos, bibliotecas y museos” llamado “Un hallazgo de moneda valenciana en Cuart de Poblet”.

El artículo puede ser consultado y/o descargado en el siguiente enlace de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (http://www.cervantesvirtual.com/obra/un-hallazgo-de-moneda-valenciana-en-cuart-de-poblet/).


7 comentarios

Tesorillo de Jérica (1958)

En la serie de publicaciones de F. Mateu y Llopis  de hallazgos monetarios, se da a conocer otro hallazgo de dieciochenos valencianos , esta vez en la localidad de Jérica (Castellón).

964. JÉRICA. – Las fechas conocidas de los dieciochenos hallados en Jérica – Xérica o Eixérica – son 1609, 1624 y 1641, según su descubridor, don Gabriel Palomar, de Segorbe, en carta de 7-IV-1961.

Otra referencia al mismo hallazgo es dada por el propio Mateu y Llopis en otro de sus trabajos (1):

En el piso, de tierra, de una casa de Jérica, se hallaron unos 150 dieciochenos, en fecha reciente, los cuales están hoy en poder de un particular en otra localidad. Sus fechas van comprendidas entre 1610 y 1642, según las noticias recogidas en el verano de 1958.

(1) Véase El dieciocheno. Notas y documentos sobre un valor monetario del Reino de Valencia durante Felipe III y Felipe IV (1621 – 1665), en “Numisma”, año VIII, nº33 (julio-agosto 1958), pp. 27-71.

Resulta curioso como Mateu y Llopis, a pesar de haber escrito el artículo al que se hace mención lineas arriba unos años antes de este hallazgo, en el cual detalla el origen del dieciocheno a partir del año 1610, nombre y no cuestione, uno fechado en 1609, algo imposible.