Dieciochenos

Dieciochenos valencianos, desde Felipe III a Carlos III el Pretendiente.


Deja un comentario

Felipe IV – 1619 (Marca de valor en anverso)

Ex. J.A. Herrero, 8/2/2018, lote 301.

Ex. Aureo, 15/12/2016, Colección Isabel de Trastámara vol. VI, lote 682.

Ex. Aureo, 21/9/2006, lote 454.

Ex. Aureo, 21/5/1996 Colección “Reino de Valencia”, lote 307.

Anuncios


Deja un comentario

Carlos II – 1682 (Prueba en plomo)

13105855_10209702542106888_1643679849_o

Ex. Aureo, 27/4/2016, lote 1277.

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 20.21.28

Una “prueba/moneda” como esta, y hasta ahora única conocida, fue subastada por M. Sisó, en Lleida, el 3/2/1979 en la subasta “H” (lote 45).

Captura de pantalla 2016-04-27 a las 22.29.26

Descripción del catálogo: 1682. Valencia. Ponderal monetario en plomo. 5,47 grs. Belleza sensacional. MBC-. Sal. 12000 ptas. Est. 25000 ptas.

Este primer ejemplar, fue dado a conocer por M. Crusafont en su artículo “Regne de València: Quatre peces inèdites (Carles I-Carles II) i presentació del diner de l’Arxiduc contramarcat amb C-3 coronat”, publicado en la Gaceta Numismática (nº 57, p. 30-31. 1980). De ese articulo es la imagen publicada sobre estas lineas. 

En el, se dice que esta moneda quizás fuera una prueba de acuñación de las monedas que posteriormente iban a ser acuñadas a molinillo, producción que comenzó también en el año 1682 y que iba a sustituir a la tradicional acuñación a martillo.

La confirmación de que se trate de una prueba de dieciocheno, según Crusafont, se basa en la marca de valor 1-8 que aparece a los lados del busto del anverso, además de presentar todas las características estilísticas y buena factura de los acuñados a molinillo, diferenciándose en la vista frontal del busto, como en las acuñaciones tradicionales, en lugar de la de perfil.

Como opinión personal, quizás se trate de alguna prueba acuñada con una prensa, en la propia Ceca de Valencia, ya que no presenta un grabado tosco como los realizados en las falsificaciones de la época (además de estas ser realizadas mediante el método de acuñación a martillo), previamente a la acuñación a molinillo que se utilizó posteriormente.

Otra opción sería una acuñación con prensa de volante de los siglos XVIII-XIX.